Aprende la esencia de la atención plena a través de un sencillo ejercicio.

Hoy quiero compartir contigo un sencillo ejercicio de atención plena. Es un ejercicio que he creado con la intención de poder transmitir la esencia de la atención plena (mindfulness) de la forma más sencilla que sé.

Es un ejercicio que surgió al intentar transmitir la esencia de la atención plena de la forma más sencilla posible. Lo he creado para que las personas puedan comprender de forma fácil qué significa el mindfulness, o cómo se conecta con el momento presente a través de la atención plena.

Si estas preparado/a vamos a comenzar con el ejercicio.

Antes de empezar necesito que busques un elemento natural. Si estás en tu hogar puede ser una fruta, hortaliza, una planta o incluso un vaso de agua.

Si estás en un entorno natural puedes sentarte frente a una piedra, una planta, un río , un árbol, etc. cualquier estampa que te apetezca observar.

También es posible hacerlo con cualquier otro elemento, pero personalmente opino que al hacerlo con un elemento natural la experiencia es mucho más intensa y gratificante.

Ahora colócate frente a ese elemento en una posición que sea cómoda para tí. Relaja tu mente, relaja tu cuerpo. Si quieres puedes facilitar este proceso realizando unas respiraciones profundas que te ayuden a relajarte y conectar con el momento presente. Si no sabes como hacerlo, puedes aprender en el siguiente enlace.

Después centra toda tu atención en observar sin juzgar el elemento que tienes frente a tí, observar con toda tu atención, sin interpretarlo ni valorarlo. Simplemente pasa tu vista por todo el elemento, nota las emociones que te produce.

Conéctate a las sensaciones de la experiencia, mientras practicas el observar sin juzgar . Viviendo el momento presente tal y como es, sin pensamientos, juicios, valoraciones, expectativas, deseos, etc.

Experimentando el momento presente, la experiencia actual, tal cual es. Totalmente conectado o conectada al aquí y al ahora.

Si en algún momento surge un pensamiento, un juicio, una idea, una interpretación, etc. No le prestes tu atención y déjalo que se vaya, en otro momento podrás prestarle atención si así lo deseas. Ahora estás totalmente conectado con la experiencia que estás viviendo con atención plena.

Si al practicar este ejercicio sientes que pierdes tu atención o te distraes con algún pensamiento, no te preocupes, es algo normal. Simplemente centra de nuevo tu atención y continúa con la práctica que estás realizando. Pues esto es el cultivo mismo de la atención.

Si has logrado realizar parte de este ejercicio, si has conseguido mantenerte al menos por un breve periodo de tiempo observando sin juzgar, (aunque sea por unos segundos); ¡enhorabuena! ya has experimentado el momento presente con total intensidad, has experimentar la realidad de una forma genuina y auténtica, has tenido una experiencia que prescinde de palabras, pensamientos, creencias y condicionamientos, has disfrutado de una experiencia de atención plena, has practicado mindfulness.


Si quieres practicar este ejercicio a través de un vídeo con un audio guiado, puedes hacerlo en el siguiente enlace.

Si te gustado este artículo, compártelo para que más personas pueden experimentar los beneficios de la meditación y la atención plena.

Por supuesto te invito a compartir tu experiencia, tus dudas, tus dificultades, tus sensaciones, sobre este ejercicio en los comentarios.

Muchas gracias y hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.